652 27 67 90

Este título tan largo explica en sí la razón por la que escribo esta pequeña reseña. Normalmente cuando sufrimos un pequeño golpe trasero en nuestro coche ya sea conduciendo o parados en un semáforo y no se ha producido un esguince cervical, consideramos que no ha pasado nada, pero esto no es demasiado cierto.

A grandes rasgos y sin aburriros con palabras técnicas os explicaré la cadena de posibles lesiones.

Al recibir el golpe el cuerpo primero va hacia atrás. Este recorrido estará limitado si vamos bien pegados al respaldo del asiento y con la cabeza apoyada y bien colocada en el reposa-cabezas.

Lo que ocurre en nuestro cuerpo es que las partes blandas: ligamentos, fascias, meninges, músculos  son cogidos por sorpresa y no son  capaces de absorber el  impacto produciendo  que:

-los discos vertebrales, los cóndilos mandibulares, toda las estructuras de la parte anterior del cuello (muy importantes por sus conexiones)  puedan lesionarse.

-el sacro conectado con la cabeza a través de las meninges se desplace hacia arriba y hacia atrás.

En un segundo tiempo el cuerpo se desplaza hacia adelante, esta vez el recorrido está limitado por el cinturón de seguridad. En este movimiento:

-los huesos del cráneo pueden verse  muy afectados, por ejemplo:

  • El occipital se junta demasiado con el temporal
  • A su vez se verá afectado otro hueso muy importante por su repercusión: el esfenoides y la articulación que forma con el occipital: la SEB.
  • Los cóndilos de la mandíbula se pueden ir hacia adelante
  • El sacro aquí se queda encajado entre los iliacos y afecta a la última lumbar.

-puede haber afectación intercostal y esterno-costal

-el diafragma también puede estar afectado.

Todo esto significa que además de la sintomatología inmediata de dolor y espasmo muscular  en el cuello que sufrimos en mayor o menor medida hay estructuras que también se han visto afectadas pero de las que no seremos conscientes y que se podrán presentar en forma de:

  • Problemas de pesadez, malas digestiones, estreñimiento etc. debidos a la afectación del N. Vago.
  • Problemas de hernia de hiato, por la afectación del esófago
  • Falta de concentración, cansancio, problemas de vértigo, mareos, oculomotores, e incluso alguna depresión debidos a la afectación de las estructuras craneales paso de arterias, venas y nervios muy importantes que pueden verse afectados debido a la “mala colocación” de las estructuras que atraviesan.

En resumen, nuestro cuerpo es un engranaje en el que cuando algo sufre un mínimo cambio puede afectar a las estructuras vecinas.

 Por ello aunque no tengamos una lesión de gran repercusión deberíamos ir al fisioterapeuta, que explorará y diagnosticará las posibles lesiones,  y trabajará sobre aquellas estructuras que se hayan visto afectadas.